DISCURSO DE LA MTRA. HAYDEÉ CAMPOS GONZÁLEZ, TITULAR DE LA UNIDAD DE GÉNERO, DURANTE EL ACTO CÍVICO A LA BANDERA

 Xalapa, Ver., Lunes 04 de Junio, 2018

Explanada Central de la Ciudad Judicial de Xalapa

 

La palabra feminismo necesita ser rescatada. Necesita ser

reclamada de manera que sea inclusiva para el hombre”.

 

ANNIE LENNOX

 

BUENOS DÍAS MAGISTRADOS, CONSEJEROS Y COMPAÑEROS DE TRABAJO QUE NOS ACOMPAÑAN…

 

En nombre del Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Veracruz, Licenciado Edel Humberto Álvarez Peña, les doy la más cordial bienvenida al acto de honores a la bandera…

 

En nombre de la Unidad de Transparencia y Acceso a la Información, y de la Unidad de Género a mi cargo, agradecemos su presencia esta mañana rindiendo honores a nuestro Lábaro Patrio, ya que éste, es el que nos brinda identidad como ciudadanos ocupados por nuestra nación, representándonos ante el mundo y arraigándonos un sentido de pertenencia que busca la unión de aquellos que habitamos este país…

 

Y es precisamente ésta unión, la que debe trascender y brindar solidaridad entre todos los ciudadanos y apoyar a quienes más lo necesitan, en específico a los integrantes más vulnerables de nuestra sociedad, los niños; y es por esto que destaco que el día de hoy, 4 de junio y desde 1982, se conmemora el Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión…

 

Decisión tomada por la Asamblea General de las Naciones Unidas con base en la triste realidad que viven los niños y niñas en términos de diferentes tipos de violencia en contra de ellos, en concreto, las guerras y los conflictos armados…

 

No podemos seguir cegados como sociedad, ante una realidad en donde miles de niños y niñas, como consecuencia de estos eventos, son víctimas de: reclutamientos como soldados; de homicidios; de tráfico de personas; de violencia sexual; de secuestros; de ataques contra escuelas, hospitales, entre otros más…

 

Es necesaria esta cita, para que reconozcamos el dolor y la vigente necesidad de una protección infantil real, que inicia desde el derecho a la educación, hasta la eliminación de las desigualdades por motivos de género…

 

Por otra parte, reconociendo que el respeto irrestricto a los Derechos Humanos ha sido consagrado en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y reafirmado en otros instrumentos internacionales y regionales…

 

Implica que la violencia contra la mujer, constituye una violación de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales, y limita total o parcialmente a la mujer el reconocimiento, goce y ejercicio de tales derechos y libertades…

 

Preocupados porque la violencia contra la mujer es una ofensa a la dignidad humana, y una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres…

 

Recordando la Declaración sobre la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, adoptada por la Vigésimo Quinta Asamblea de Delegadas de la Comisión Interamericana de Mujeres, y afirmando que la violencia contra la mujer trasciende todos los sectores de la sociedad, independientemente de su clase, raza o grupo étnico, nivel de ingresos, cultura, nivel educacional, edad o religión; y afecta negativamente sus propias bases…

 

Convencidos de que la eliminación de la violencia contra la mujer es condición indispensable para su desarrollo individual y social, y su plena e igualitaria participación en todas las esferas de vida;

 

Y es que, con estos argumentos, el 9 de junio de 1994 se celebró la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres; también conocida como “Belem do Pará”…

 

Derivado de lo anterior, es que afirmo que este es un momento oportuno para observar, con un ánimo crítico, los avances que como sociedad hemos alcanzado para promover un cambio cultural y real, hacia una sociedad inclusiva, igualitaria y no violenta hacia ninguna persona, independientemente de su edad o su género…

 

Es por ello que nos quedan desafíos pendientes; renovar compromisos individuales y colectivos; así como erradicar la violencia y el maltrato, como una obligación institucional…

 

Muchas gracias…